La SVS hizo respetar el espíritu de la Ley